A primera vista, el mundo de la fotografía puede parecer difícil y complejo. La cantidad de técnicas existentes y aspectos a considerar resulta abrumadora… No en vano, el título de este artículo va más allá de la simple referencia cultural: una buena fotografía de producto transmite más información al cliente que una descripción extensa. En una foto podemos mostrar el color, la textura e incluso la escala de un producto. He escrito más de mil palabras en este artículo, con las que espero mostrarte los conceptos más importantes para la fotografía de producto de una forma distendida, pero que te sea de utilidad. Seguro que te vienen bien para el e-commerce. Veremos las principales diferencias entre los dos tipos de fotografía de productos, es decir, el bodegón yel packshot. También vamos a enumerar los principales problemas que pueden surgir en cualquier momento del proceso fotográfico. El artículo incluye una serie de consejos para que puedas mejorar tu técnica y recordar lo aprendido a la vez que progresas.         

Fotografía de bodegón y packshots

Si echamos un vistazo a las principales plataformas de e-commerce encontraremos cientos de fotos de producto, comprendiendo artículos como joyas, aparatos electrónicos o alimentos. ¿Existe alguna manera de clasificar estas fotos a nivel técnico? ¡Por supuesto! Por lo general, se distingue entre dos tipos de fotografía de productos: La fotografía de bodegón y los packshots. En este artículo voy a hablar más extensamente sobre los packshots. A fin de cuentas, son los responsables de que las ventas online prosperen y crezcan. Antes de eso conviene que hablemos sobre las diferencias entre packshots y bodegones.

Fotografía de bodegón

La fotografía de bodegón es aquella en la que los artículos, normalmente de uso cotidiano, están dispuestos de manera inusual y creativa. Esto se hace para lograr que productos ordinarios luzcan atractivos, algo que es imposible de lograr con una foto más convencional. No es que hablemos de productos con diseños innovadores ni fruto de un minucioso trabajo artesanal, precisamente. La clave de la fotografía de bodegón es tener una idea para un producto en particular que haga que brille con luz propia sobre el resto.

Conviene recordar que el objetivo principal de un bodegón es hacer que el comprador adquiera el producto. Por tanto, es casi una obligación el dar rienda suelta a la creatividad y no tener miedo a experimentar. Tienes total libertad a la hora de componer la escena, y podrás permitirte usar una iluminación más expresiva. Siempre que estos excesos creativos sirvan su función de exponer las características más importantes del producto y establecer un cierto vínculo emocional con los clientes, todo vale. El artículo debe mantenerse cercano a la realidad, sin llegar nunca a ser una representación ficción.



Still life photo


orange toy car - still life product photography

La mejor forma de empezar con la fotografía de bodegón es lanzarse a experimentar. Puedes empezar con objetos cotidianos. Prueba a diseñar una composición usando una taza de té y algunos libros, de forma que hagas que la taza resalte. Puedes lograr que tu foto evoque escenas hogareñas, de noches tranquilas en casa tomando un delicioso té mientras leemos nuestro libro favorito. La fotografía de bodegón pretende despertar la imaginación.

Por esta razón no son las más apropiadas para el e-commerce. Imagina un escenario en el que un comprador entra a una tienda online para comprar un bolso y se encuentra con toda una exposición de arte con bolsos como tema principal. El caos está asegurado. Así que las fotografías de bodegón se usan principalmente en publicidad.

De todos modos, recuerda que un buen bodegón puede generar distintas asociaciones de ideas. Su rango es inabarcable, desde emociones divertidas hasta miedo, pasando por escenas completamente irreales. Influyen directamente en las emociones del espectador.

Si quieres crear este tipo de imágenes, puedes jugar con la luz y la composición para aprender a dominar las técnicas de iluminación.

Still life photo

No lo olvides: la fotografía de bodegón se basa en experimentar.

Packshots

Un packshot es una foto que muestra un artículo en el centro del encuadre. Dicho artículo se coloca frente un fondo homogéneo, en la mayoría de los casos blanco. Los packshots buscan presentar el artículo de acorde a la realidad, a fin de evitar que el comprador se sienta decepcionado al recibir su pedido.

No caben la experimentación ni la creatividad a la hora de iluminar, ni hace falta presentar los artículos de forma individual e innovadora. Al contrario, la foto debe presentar el producto de una forma clara, en la que todos los elementos estén bien visibles. Como puedes ver, existen grandes diferencias entre los bodegones y los packshots. Tendrás que contener tu creatividad y procurar no jugar demasiado con la exposición.

Los packshots son muy frecuentes en las plataformas de e-commerce. ¿A qué se debe su popularidad en las redes? En primer lugar, muestra el producto en su integridad, sin elementos innecesarios en el fondo. Así evitamos que la atención se aleje del artículo. El cliente pone todo su interés en conocer bien el producto. Además, los packshots muestran la composición del artículo, así como su textura, color y forma.



product image - toy car


product photography - toy car

¿Qué necesito para fotografiar productos?

Si de verdad quieres emprender tu propio camino por la fotografía de productos, vas a necesitar algunos conocimientos técnicos que encontrarás en este mismo artículo.  Lo primero de lo que vamos a hablar es el equipo, ya sea un estudio fotográfico tradicional o uno automatizado. También nos detendremos a ver las diferentes configuraciones de estudio tradicionales, e incluso una solución automatizada.

De nada sirve tener el equipo más caro y puntero, con una mala iluminación los resultados serán lamentables. En el caso opuesto, será una cámara de mala calidad la responsable de arruinar un gran trabajo de iluminación, haciendo que el efecto que pretendías conseguir en tus fotos se desmorone. Es por esto que siempre debes estar bien preparado en lo que respecta al equipo fotográfico. Deja que comparta contigo una cita que leí hace tiempo en un foro de fotografía:

«El aficionado se preocupa por el equipo,
 el profesional por el presupuesto,
 y el maestro, por la luz»

 Autor desconocido

Sé como el maestro. La luz es primordial. Sin ella, la fotografía no existiría. Está claro que un maestro sabio tendría en cuenta otros factores a la hora de obtener una foto perfecta. Cada una de las siguientes preguntas tendrá una suma relevancia a la hora de planificar tus tomas. Si descuidas alguno de ellos sin duda obtendrás una foto de peor calidad, lo que te hará invertir más tiempo durante la postproducción (¡ah, Photoshop!). Por suerte, cuentas con mis años de experiencia con la fotografía de productos, en forma de unos cuantos consejos útiles. Ahí van:

– iluminación

– equipo fotográfico

 – una cuidadosa preparación del producto

– fondos adecuados

– software de edición fotográfica

 

Iluminación

Sin duda, el elemento más importante. La luz es la encargada de crear las imágenes al pasar a través del objetivo hasta el cuerpo de la cámara, donde incide sobre un sensor o una película en los que queda registrada.

La fotografía digital moderna nos ofrece el control total de la luz. Desde el momento de preparar la escena, en el que puedes tomar las primeras fotos de prueba, hasta el resultado final tras la postproducción. En la fotografía de producto se utilizan dos tipos de luces: el flash y la luz continua.

Las luces de flash, también conocidas como luces estroboscópicas, se encienden durante tan solo una fracción de segundo, mientras el obturador de la cámara está abierto, por lo que no se pueden ver hasta después de tomar la imagen. Los flashes deben estar sincronizados con el obturador, ya sea por cable o de forma remota, para su correcto funcionamiento. Por su parte, las luces constantes brillan continuamente, por lo que puedes ver el resultado incluso antes de tomar la imagen. No es necesario sincronizarlas con la cámara.

A traditional photo studio

Cuando vayas a utilizar luces flash en el estudio, recuerda que el tiempo de sincronización suele ser de 1/200 s. No olvides este factor si quiere evitar errores de iluminación. Si ajustas una velocidad de obturación más alta, puede que aparezca una línea horizontal no deseada en tus fotos.

La iluminación continua no se ve afectada por este problema, ya que la luz incide sobre el sensor de la cámara en todo momento, siempre que el obturador permanezca abierto. Sin embargo, el flash permite capturar el movimiento en una foto fija con mayor precisión: si recurrimos a ajustes bajos como 1/1000 o 1/5000 (1 o 0,2 ms), es posible congelar prácticamente cualquier movimiento en una imagen. Podrás configurar velocidades de obturación más altas y trabajar con total libertad incluso sin trípode.

Esta libertad trae consigo la desventaja de ser difícil de reajustar, ya que es necesario tomar una foto para comprobar el resultado final. Además, las sucesivas tomas son más difíciles de replicar. Estas contras son suficientes para amedrentar a los fotógrafos menos experimentados y para alargar el tiempo que pasamos en el estudio.

Es común que los flashes estén conectados a las cámaras mediante cables, con el fin de facilitar su sincronización. Esto implica dificultades adicionales a la hora de organizar el espacio de trabajo, así que será mejor que tengas cuidado. Es posible configurar el sistema de iluminación para que opere de forma inalámbrica, pero para ello es esencial invertir en un buen equipo de radiotransmisión que evite problemas de cobertura, interferencias y disparo.

Existe una amplia gama de accesorios pensados para sacar el máximo partido a las luces flash, como los difusores y los reflectores.

La iluminación continua permite beneficiarse de la principal característica de las cámaras digitales modernas: la vista previa en directo. Gracias a ella podremos ver la forma en la que la luz interactúa con nuestro producto sin necesidad de tomar una foto.

light panel for product photography

Equipo fotográfico

¿A qué nos referimos cuando hablamos de un equipo fotográfico moderno? En cierto modo, a lo mismo que nos referíamos que hace 20 años, y a la vez a algo completamente diferente. Profundicemos más en este asunto. Hoy en día todo el mundo tiene un teléfono móvil con el que es posible sacar fotografías decentes. ¿Lo suficientemente buenas como para usarlas en nuestra tienda online? Pues la verdad, sí. La foto cumplirá con todos los requisitos exigidos por las plataformas de e-commerce y las redes sociales.

Pero si hablamos de replicar las condiciones de esta foto en otras con artículos similares, o si tus fotos pueden acabar en una página web o en un catálogo impreso, no hay nada más útil que una cámara fotográfica. Las cámaras profesionales de estudio son más caras que un teléfono móvil, y su compra plantea más dificultades.

Existen algunas soluciones que permiten el uso efectivo de los teléfonos móviles para la fotografía de productos, como las cajas de luz o las carpas de luz. Estos estudios portátiles disponen de un fondo blanco y un sistema de iluminación adecuados para fotografiar productos. Por contra, son soluciones que ofrecen poca versatilidad en lo que respecta a la manipulación de luces y sombras o el ajuste del ángulo de visión. Resulta difícil lograr una buena consistencia de imágenes, y las aplicaciones que controlan la cámara del teléfono solo permiten trabajar a un ritmo moderado. Posiblemente no sean suficientes para satisfacer las necesidades de producción real de contenidos de un negocio de e-commerce más grande.

A shadeless light tent in action

Una carpa de luz para la fotografía de productos

Si quieres dar el salto al nivel profesional y a un volumen de trabajo alto, vas a necesitar un objetivo adecuado para tu cámara. Vamos a repasar los parámetros indispensables en un objetivo.

Objetivos para la fotografía de productos

Es muy importante dar con la solución adecuada para la óptica. A fin de cuentas, el objetivo es la puerta por la que la luz entra a la cámara para incidir en el sensor y quedar registrada en forma de imagen. Si usamos una óptica de mala calidad, lo que conseguiremos será perder nitidez en nuestras fotos. Existen dos tipos de objetivos, los primarios (de distancia focal fija, sin zoom) y los varifocales (objetivos con zoom).

Conviene tener en consideración el tipo de sensor de nuestra cámara cuando vayamos a elegir un objetivo para la fotografía de productos. El típico objetivo de 50mm ofrece una gran versatilidad a un buen precio. Un objetivo con una distancia focal de 50 mm producirá imágenes con una perspectiva cercana a la que brinda el ojo humano. Si tu cámara tiene un sensor de recorte, lo mejor es que utilices objetivos específicos para ese tipo de sensores. Puedes informarte sobre cómo determinar la distancia focal en relación a los distintos tamaños de sensor en nuestro artículo «La distancia focal en la fotografía».

Los objetivos estándar de 50 mm también previenen las variaciones en la forma del producto causadas por distintos tipo de distorsión, a cambio de ofrecer menor flexibilidad en lo que respecta a fotografiar productos de distintos tamaños. En estos casos será más práctico recurrir a un objetivo varifocal, también llamado objetivo zoom. En cualquier caso, siempre viene bien recordar que la norma en la fotografía de productos es trabajar con distancias focales de al menos 50 mm.

Si la distancia focal es mayor no es necesario acercar tanto la cámara al objeto, lo que limitaría la entrada de luz. Una distancia focal alta te permite alejarse del objetivo manteniendo el producto en su forma y aspecto originales, gracias a las correcciones de ajuste del sistema de la cámara.

Es frecuente que se recomiende el uso de objetivos macro para la fotografía de productos, debido a su nitidez y relación de aumento, que facilita el fotografiar objetos pequeños desde cerca.

Si necesitas ayuda en la difícil misión de dar con la óptica apropiada, consulta nuestro artículo «El mejor objetivo para la fotografía de productos».



An example lens


An example lens 2


Which camera for product photography – DSLR or mirr¿Qué tipo de cámara es mejor para la fotografía de productos, réflex o sin espejo?orless?

Una vez hemos dado un repaso a los objetivos, toca centrarnos en la propia cámara. Tienes la opción de elegir entre cámaras réflex y cámaras sin espejo, ambas válidas para la fotografía de productos y con objetivos intercambiables. Será mejor que evites las cámaras compactas con objetivos fijos. No hay una gran diferencia de precio, y la libertad de poder cambiar de objetivo en función de tus necesidades es inigualable.

Las cámaras sin espejo tienen un diseño moderno, sin elementos como espejos o prismas en el visor, ni pantallas de enfoque. La única manera de previsualizar el enfoque es recurrir a la pantalla de la cámara. Existen cámaras tanto réflex como sin espejo que vienen equipadas con sensores de muy buena resolución. Las cámaras sin espejo más modernas utilizan un obturador electrónico en lugar de uno mecánico, lo que reduce la vibración del mismo y produce imágenes más nítidas. Un sensor de full frame mide 35,8 x 23,9 mm, mientras que un sensor de recorte es más pequeño, y su medida depende de la marca y el modelo. Ambos sensores permiten el uso de lentes intercambiables. La capacidad de tener el control total sobre la exposición, mediante la configuración de la apertura de diafragma, la velocidad de obturación y el ajuste ISO, es un factor esencial.

camera body - product image

En resumidas cuentas, las cámaras con objetivos intercambiables, ya sean réflex o sin espejo, ofrecen los mejores resultados gracias al mayor nivel de control que nos otorgan. Por supuesto, siempre puedes conformarte con una simple cámara digital. Eso sí, mejor vete haciéndote una idea de lo que te espera. Una total falta de control sobre varios de los parámetros fundamentales que difícilmente te permitirá alcanzar los objetivos que habías fijado para tu sesión.

Trípode para la fotografía de productos

Aún falta hablar de un último elemento, el útil trípode, sobre el que reposará nuestra cámara. Es el responsable de estabilizar la cámara para conseguir fotos nítidas y estáticas. De esta forma podrás permitirte reducir la apertura de diafragma y el ajuste ISO para obtener una mayor profundidad de campo y menos ruido.

Además, el uso del trípode es clave para garantizar la capacidad de replicar tomas idénticas de forma sucesiva. Simplemente preparas el estudio, colocas la cámara sobre el trípode y cambias los productos a medida que son fotografiados con la tranquilidad de saber que todos serán captados desde el mismo ángulo.

camera column with camera

An example camera column – notice the useful camera head.

Fondo para la fotografía de productos

Es posible recurrir a distintos fondos en tus fotografías, en función del tipo de efecto que quieras conseguir. En el caso de los bodegones, tienes bastante libertad para configurar la escena. La disposición de los productos y el fondo varía de foto a foto.

Si hablamos de packshots, la situación es completamente distinta. De ser así, debemos posicionar el producto sobre un fondo uniforme. En la mayoría de casos será un fondo blanco, sin elementos adicionales. Este es uno de los requisitos exigidos por las grandes plataformas de e-commerce, como Amazon. De cualquier modo, los packshots pueden recurrir a fondos de colores, siempre y cuando sean uniformes y no contengan otros elementos. No es sencillo obtener un fondo blanco puro en un estudio tradicional, por lo que suele ser necesario recurrir a la postproducción. Por suerte, la tecnología está ahi para echarnos una mano.

Es posible recortar el fondo de las imágenes mediante el uso de software de edición. Lo único que se necesita es que nuestras fotografías tengan un fondo más o menos uniforme y que los bordes del producto se vean nítidos. También es posible recurrir a los estudios fotográficos automatizados orientados a la fotografía de productos. Estas soluciones cuentan con software dedicado que se encarga de recortar los fondos automáticamente y de insertar en su lugar cualquier color que deseemos. Estos sistemas no hacen más que mejorar año tras año, como sucede con los estudios automatizados de Orbitvu.

Black background for product photography

Fíjate en el uso del fondo negro.

En lo que respecta al equipo, necesitarás algunas cosas para tus packshots:

  • fondos de varios colores, principalmente blancos
  • un sistema para colgar el fondo
  • reflectores y difusores fotográficos
  • una mesa para los bodegones

 

Preparación cuidadosa del producto

Es importante preparar nuestros productos para la sesión. A partir de ahora, el polvo se convierte en tu mayor enemigo. Procura limpiar los artículos con sumo cuidado, ya que cualquier imperfección en la que no repares podrá apreciarse perfectamente en las fotos. Es preferible desempolvar bien los productos que pasar horas enfrascado en tediosos procesos de postproducción. Permita que te hable desde mi experiencia personal para darte una lista de productos que resultan muy útiles a la hora de preparar nuestros productos para una sesión de packshots:

  • guantes de algodón: para olvidarte de dejar huellas en el producto
  • productos de limpieza apropiados: deben ir de acuerdo a las especificaciones del artículo
  • toallas de microfibras
  • un bote de aire comprimido o un pequeño compresor – ideal para librarse del polvo.
  • un rodillo quitapelusas – tu mejor aliado para preparar las prendas.

¿Aún te preguntas por qué necesitas tener preparado con todo este material de limpieza? Vamos a suponer que visitas una tienda online que vende copas de vino. Las fotografías de los artículos los muestran manchados y sucios, llenos de huellas dactilares bien visibles. Está claro que quien haya tomado esas fotos no ha preparado adecuadamente el producto. Es probable que se limitase a sacar la copa de su caja y hacer las fotos, por lo que las marcas son visibles incluso tras la postproducción, y así han sido subidas a la tienda. Como puedes imaginar, este tipo de fotos no atraen posibles compradores, reduciendo las ventas.

Dusting a product

La imprescindible pasada con un paño de fibra

Dusting a product

El toque final de limpieza, con aire comprimido.

Aprende cómo se prepara el producto en unos pocos pasos, lo que te ahorrará tiempo más adelante. En nuestro artículo sobre la limpieza del productos para sesiones fotográficas encontrarás más información sobre este proceso.

Software de edición fotográfica

Una vez hemos obtenido nuestras tomas es el momento de empezar con la postproducción. Lo primero es disponer de un software de edición adecuado. Este software será de gran ayuda en caso de tener que eliminar manchas no deseadas o ajustar el contraste, entre muchos otros parámetros. Por supuesto, es la mejor manera de lograr que un fondo sea perfectamente blanco, la característica más importante en un packshot.

Programas como Adobe Photoshop o Affinity Photo, pese a ser los más utilizados por los profesionales, tienen una curva de dificultad relativamente elevada. Tendrás que familiarizarte con algunos conceptos básicos como las capas, las máscaras y las herramientas de recorte, una tarea que puede tomar meses.

Los estudios fotográficos automatizados tienen sus propios sistemas de edición simplificada, por lo que pueden ser una buena inversión si buscamos una forma rápida y sencilla de obtener fondos blancos en nuestras fotos. Descubre los retos que se esconden «tras el fondo» en nuestra guía completa sobre fondos fotográficos.

Cámara, objetivo, trípode y software, todos ellos jugarán un papel clave en tu futuro éxito, así que no pierdas la ocasión de profundizar en estos elementos.

¿Cómo doy un aspecto profesional a mis fotos de productos?

Ajustes de cámara

La configuración de tu cámara tendrá un enorme impacto sobre la calidad final de tus fotografías. Si descuidas este aspecto, es posible que tus fotos carezcan de nitidez, tengan demasiado ruido o representen los colores de forma errónea.

El diafragma es un mecanismo de apertura con diámetro regulable, situado en el interior del objetivo. La apertura del diafragma controla la cantidad de luz que incide sobre el sensor. Su ajuste tiene un efecto directo en la profundidad de campo. La profundidad de campo es el rango en el que la imagen se verá nítida a lo largo del eje imaginario que existe entre objetivo y artículo, cuyo centro se encuentra en el punto de enfoque.

infographic: aperture on the camera for taking a product photo

Gráfico de apertura de diafragma

Quizás sea más sencillo entender el concepto de profundidad de campo recurriendo a ejemplos fotográficos, en este caso fotos de un teclado. He ajustado el punto de enfoque en el centro del producto y voy a manipular la profundidad de campo usando el ajuste de apertura. Para la primera foto he utilizado una apertura de f/4, por lo que solo está enfocada una pequeña zona central del teclado. Al cerrar la apertura hasta un valor f/11, la profundidad de campo aumenta. Por último, al configurar una apertura tan baja como f/22 he logrado que casi todo el teclado queda enfocado. Sin embargo, cabe mencionar que los valores de apertura más bajos provocan una pérdida de calidad en la imagen. Si queremos obtener la mejor calidad de imagen posible debemos mantenernos en valores de aperturas medios, es decir, alrededor de f/11.

keyboard - the same product image in different apertures

El siguiente ajuste es la velocidad de obturación, también conocido como tiempo de exposición. El obturador es un mecanismo de apertura que cubre o descubre el sensor o la película. El tiempo durante el cual el obturador permanece abierto se denomina tiempo de exposición. En otras palabras, según el ajuste de velocidad de obturación que indiques, las fotos resultantes serán más claras u oscuras.

El ajuste ISO indica la sensibilidad a la luz del sensor. Un valor ISO demasiado alto creará ruido en la imagen. Los sensores han ido mejorando con el paso del tiempo, y en la actualidad es posible obtener imágenes de buena calidad configurando ajustes de hasta ISO 800.

Los pequeños sensores de los smartphones, por su parte, son más propensos a introducir ruido en las fotografías. El sensor de un teléfono móvil, dadas la misma velocidad de obturación y apertura, generará una imagen con más ruido que cualquier sensor de cámara, a causa del procesado que aplican automáticamente las aplicaciones de fotografía de los smartphones, así como por la alta calidad de las pantallas que usan estos dispositivos.



A picture shot at ISO100
A picture shot at ISO100


A picture shot at ISO6400
A picture shot at ISO6400


A picture shot at ISO25600
A picture shot at ISO25600

Balance de blancos

El balance de blancos se define como:

«el ajuste de las propiedades del sensor a la temperatura de color de la luz, con el fin de representar fielmente los colores en la foto»

Fuente: warsztatyfotograficzne.pl

La mejor forma de explicar cómo funciona el balance de blancos es usar la foto de un producto blanco como ejemplo. Si fotografiamos unos zapatos blancos con luz de temperatura de color cálida, los zapatos tendrán un tono amarillento. El ajuste del balance de blancos permitirá que nuestra cámara corrija digitalmente las diferencias de color procedentes de la temperatura del color de la luz:

En la fotografía tradicional se consideraba que la temperatura de color óptima era de 5500K, con la que se obtiene una luz blanca neutra. Hoy en día esta noción está en desuso, ya que una cámara digital estándar es capaz de compensar casi cualquier temperatura de luz. Conviene más recordar que lo ideal es trabajar con luces con un alto índice de reproducción cromática (por sus siglas en inglés, CRI). Deberías utilizar luces de como mínimo 95 CRI, siendo 100 el máximo posible.

Composición adecuada

Un fallo común en las fotografías que podemos ver en muchas plataformas de e-commerce es una pobre presentación del producto. Si no quieres caer en el mismo error, recuerda:

Un packshot debe representar el producto con fidelidad. La imagen debe presentar el producto en el mejor estado posible. La perspectiva debe ser neutral, como la que tendríamos en una tienda física.

Por ejemplo, no es recomendable presentar una taza con una foto en la que no podamos ver su asa. Una foto como esa no podrá dar a los potenciales clientes la certeza sobre qué tipo de taza van a comprar. Por tanto, lo ideal es tomar las fotografías desde un ángulo ligeramente superior, mostrando la forma completa del producto. Un par de fotos deberían ser suficientes para informar al cliente sobre la naturaleza del producto.

Product photos of a cup

«En la fotografía intenta mostrar,
lo que no se habría visto de otro modo»

Robert Bresson

Resolución de imagen

Procura tomar tus fotos con la máxima resolución posible. Puede que no necesites una resolución tan alta para el e-commerce, pero si trabajas a máxima calidad podrás recortar detalles, conseguir una imagen de baja resolución de mayor calidad tras la postproducción, o utilizar la imagen en imprenta. Una rápida definición le ayudará a entender la resolución.

En las imágenes digitales, la resolución viene dada por el número de píxeles que las conforman. lo que indica el nivel de detalle que pueden llegar a representar. Una resolución alta resulta muy útil durante la postproducción. Mientras mayor sea el archivo de imagen, más cantidad de detalles podrás obtener de ellos. Nada más sencillo que procesar una imagen de 6144×4608 píxeles para reducirla hasta obtener una nueva versión de 3072×2304 píxeles. De este modo podemos utilizar la imagen más grande para trabajos de impresión, mientras que la imagen resultante, más pequeña, tiene un tamaño apropiado para usos web.

Los archivos que vayan a terminar en Internet no pueden ser demasiado grandes, ya que el tiempo de descarga de un archivo aumenta en relación a su tamaño. Por otra parte, si nos limitamos a trabajar con resoluciones bajas perdemos la posibilidad de captar los detalles. Es preferible obtener imágenes de alta resolución, de manera que nos sea posible generar imágenes de varios tamaños partiendo de una misma foto.

Esta práctica nos facilitará mucho el trabajo, ya que no será necesario sacar una gran cantidad de fotos que muestren los distintos detalles de tus productos. En vez de eso, podrás obtener fotos de los detalles de un articulo de forma sencilla, partiendo de una única imagen. Veamos cómo funciona la resolución con un ejemplo, una foto de una orquídea. La primera fotografía, de 705×470 píxeles, es sin duda demasiado pequeña. Como puedes observar, la imagen se vuelve borrosa si la ampliamos.



Low quality picture of an orchid


High quality picture of an orchid

La segunda fotografía tiene una resolución de 5295×3530 píxeles. Puedes ampliar la foto y seguir teniendo una buena calidad de imagen.

Mostrando el color y la textura de un artículo

A diferencia de los comercios tradicionales, las plataformas de e-commerce no pueden ofrecer a sus clientes la posibilidad de tocar el producto para sentir su textura. Por tanto, tu tarea será la de obtener fotografías que reflejen el carácter del producto.

Para ello vas a tener que jugar con su color y el material del que está hecho. El color tiene que permanecer lo más cercano posible al que se aprecia a simple vista, con un aspecto natural. El balance de blancos, del que hemos hablado en la sección de características fotográficas resulta especialmente útil en estos casos. Este ajuste es imprescindible si pretendemos que nuestros productos blancos luzcan blancos y no amarillentos.

La capacidad de representar los artículos apropiadamente es un factor determinante para el éxito de un comercio. Mostrar la textura del producto también puede resultar clave para mejorar la experiencia del cliente. Siempre cabe la posibilidad de que confundan una sudadera de textura plana con una lana de oveja peluda al guiarse por la foto. En nuestro artículo «Fotografía flat lay para prendas de ropa» encontrarás más información acerca de las técnicas de exposición de las propiedades del material.

A grandes rasgos, lo que debes hacer es usar la iluminación para resaltar la textura del producto y el material del que está hecho. Por ejemplo, si fotografías una manta, trata de plasmar en tus fotos su cálido y agradable tacto. Puedes conseguirlo manipulando la luz. Una iluminación de fuerza uniforme, desde todos los ángulos, resultará en una imagen plana del artículo. Por contra, si buscamos el contraste mediante la iluminación lograremos resaltar la textura del producto.

Ajustes de iluminación para una mejor textura

Una iluminación correcta logra añadir una tercera dimensión a una imagen plana, un efecto más que deseable en la fotografía de productos. Este efecto se consigue ajustando las luces de forma desigual, para que iluminen más fuerte desde un lado. De esta forma el producto mostrará sombras suaves y zonas más claras, dotándolo de una tridimensionalidad respecto al plano de la imagen. La idea es dejar que el juego de luces y sombras haga su magia fotográfica.

Aquí puedes ver cómo actúa la luz sobre un artículo y cómo se puede llegar a transformar una imagen:

https://orbitvu.co/share/SwvbMyRdJ9B6BNJuKHWo29/2336143/360/view

¿Qué pasa si queremos replicar nuestras tomas? Fácil, dibujamos un esquema que nos sirva de guía visual. Prueba a hacerlo así:

Drawing as an aid in studio setup

Dibuja todo el montaje de la escena. Esto incluye la ubicación de las luces, la intensidad con la que brillan, a qué distancia están y qué accesorios se utilizaron para regular las luces. No está de más tomar nota del tipo de fondo utilizad y de la configuración de la cámara. Puedes dejar marcas en el suelo para determinar el emplazamiento de la plataforma giratoria y los focos con total precisión.

Sin embargo, un dibujo no nos bastará si queremos trasladar el estudio de ubicación en algún momento. Podría suceder que tengamos que trabajar en distintas localizaciones y con productos demasiado grandes para ser transportados rápidamente y con facilidad. En este supuesto sería el estudio el que tendría que ser transportado (¡o replicado!) y configurado de nuevo cada vez. Lo más probable es que los dibujos, las descripciones y las marcas del suelo no sean de gran ayuda. Sería un proceso bastante costoso. Lo que es más, perderías la capacidad de replicar tomas exactas sucesivamente.

Fotografía de productos automatizada

Un estudio fotográfico automatizado es una solución que te ofrece los mismos resultados que un estudio tradicional, pero con mayor rendimiento y sin necesidad de ser un experto. La principal diferencia entre la fotografía tradicional y la automatizada es que en esta última la cámara, la iluminación y el software están integrados, y vienen acompañados por una plataforma giratoria sobre la que disponer tus productos. El sistema se encarga de eliminar el fondo de la imagen del producto automáticamente, lo que garantiza un fondo blanco puro a la vez que una mayor libertad a la hora de iluminar la escena. La estructura del estudio se suma a las posibilidades que ofrece la fotografía digital para brindarte un control preciso sobre la difusión de las luces.

Alphashot 360

Estudio fotográfico automatizado Alphashot 360 de Orbitvu

La combinación de la luz continua y la previsualización en vivo hará que las fotografía de tus productos cumplan con la máxima de «lo que ves es lo que obtienes». Siguiendo este principio, las soluciones automatizadas nos mostrarán instantáneamente en su software cualquier cambio en la iluminación o los ajustes de cámara. Esta capacidad le confiere una gran accesibilidad y facilidad de manejo.

Los estudios fotográficos automatizados vienen equipados con una plataforma giratoria que permite que los productos roten sobre un punto fijo. Será más fácil que nunca tomar fotos de tus productos desde distintos ángulos horizontales. Lo que es más, también nos permite obtener presentaciones en 360º de los artículos, mostrándolos al completo.

Gracias a la integración del software de estudio dedicado y el equipo fotográfico, el estudio se encargará de eliminar el fondo de tus fotos de productos automáticamente Podremos añadir un fondo blanco puro o cualquier otro color, o incluso una imagen, durante la postproducción. De hecho, es posible exportar nuestras imágenes con fondo transparente, en caso de necesitarlas para trabajos de imprenta.

A difficult product - a fan - on transparent background

Este artículo es difícil de recortar a mano. Y míralo ahora, ¡perfectamente recortado y sobre un fondo transparente, de forma automática!

¿Cómo adquiero práctica con la fotografía de productos?

Como sucede con tantas otras disciplinas en la vida, para convertirte en un experto en fotografía se necesita mucha práctica y experiencia. No hay ningún camino que lleve directo al éxito. Sin embargo, los diversos caminos que existen confluyen en un estudio fotográfico.

Permíteme que te dé unos cuantos consejos para que empieces a practicar por tu cuenta.

¡Ante todo, compromiso!  La mejor forma de mantenerte motivado es comprometerte con un plan.

¡Busca buenos ejemplos! Encontrarás cantidad de fotografías estupendas tanto en catálogos como en las redes. ¡Analízalos a fondo! Fíjate en aspectos como los puntos de luz, los efectos de la iluminación sobre los artículos y la perspectiva. Cuando tengas que fotografiar un producto, no tengas miedo de buscar referencias en Google e inspirarte en el trabajo de otros fotógrafos.

¡Aprovecha los recursos online! Tienes a tu disposición material muy interesante, como artículos y tutoriales en vídeo en los que aprenderás todo tipo de trucos y efectos.

¡Experimenta! Cada proyecto es un mundo nuevo por explorar, así que lánzate a probar nuevas formas de iluminar y juega con los ajustes de exposición. Pon en práctica todo lo que se te ocurra.

¡Familiarízate con el equipo! Es fundamental conocer a fondo tus herramientas de trabajo. Tómate tu tiempo en entender cómo funcionan las luces, en descubrir si prefieres trabajar con flash o con luz continua, o en decidir qué objetivo es más apropiado para cada toma.

¡Elige productos adecuados! Empieza por artículos sencillos. Por ejemplo, una taza. Una vez tengas dominados los principios básicos, puedes pasar a fotografiar lo que de verdad te interesa. De esta forma verás como se te ocurren muchas más formas de mostrar tu producto. Dorothea Lange lo resumió una vez de esta forma tan interesante:

«Elige un tema y trabaja en él hasta el agotamiento…

Tiene que ser algo que ames apasionadamente o que odies profundamente»

                                                                                   Dorothea Lange

¡Refleja lo que sientes al mirar el producto! Este consejo resultará especialmente útil a quienes decidan dedicarse a la fotografía de bodegones. No olvides que cada foto evoca una serie de emociones. Como fotógrafo, tú debes ser el primero que sienta algo al mirar tus fotos si pretendes que alguien más lo haga.

«Si no hay sentimiento en tu mirada,

nunca podrás lograr que la gente

mire tus fotografías y

sienta algo»

Don Mccullin

Resumen

Product photography is the queen of online shops nowadays. I think that, just as all kinds of photography, it is a very demanding monarch. You will need technical knowledge but what is more important is to capture the gist of products. . 

Lighting, photo equipment, resolution, the right frame, color and texture of the item, the preparation of the product and proper background. They all play a role.

And they will surely help you with your work in the studio. Make it easier and more pleasant to start the adventure with product photography. No matter whether you shoot Still Life or Packshot.

 You, as a product photographer, have a very important role to play – you bring real products to online virtual reality. The amount of sales and returns in your e-shop (and how happy your management and clients are) will depend on how good your pictures are.

I hope that on your road, the words „one photo is worth more than a thousand words” will accompany you all the time. And you will understand them soon. Good luck!

En la actualidad, la reina del e-commerce es la fotografía de producto. En mi opinión, como suele suceder con la fotografía en general, es una monarca muy exigente. Por supuesto que hacen falta algo de técnica y conocimientos, pero lo más importante es captar la esencia de los productos.

La iluminación, el equipo fotográfico, la resolución, un buen encuadre, el color y la textura del artículo, la preparación del producto y un fondo adecuado. Todos ellos influyen en el resultado.

Y sin duda te serán de gran ayuda en el estudio. Haz que el inicio de tu viaje por la fotografía de producto sea más agradable y llevadero. Lo mismo da que te dediques a los bodegones o a los packshots.

Como fotógrafo de productos, tienes un objetivo muy claro: trasladar artículos físicos a la realidad virtual de las redes. La cantidad de ventas y devoluciones y el nivel de satisfacción de los clientes en su tienda online depende en gran medida de la calidad de tus fotos.

Te deseo que la frase ”una foto vale más que mil palabras” te acompañe siempre en esta aventura. Muy pronto entenderás a qué se refiere. ¡Buena suerte!

Sobre el autor

Mateusz Pigulla (nacido en 1994) – fotógrafo especializado en fotografía de producto, diseñador de UX y asistente en la Facultad de Artes de la Universidad de Częstochowa. Entre 2014 y 2019 se especializó en diseño gráfico, con maestría en artes. Su aventura en Orbitvu comenzó en 2014, como formador de fotografía de producto. Siempre tiene una sonrisa en la boca, y una mente abierta a nuevas perspectivas. Le gusta dedicar su tiempo libre a dibujar arte gráfico, normalmente impresión en relieve. Le apasionan los automóviles y los viajes motorizados sobre dos ruedas y en vehículos 4×4.